DE VUELTA A LOS ENTRENOS Y CON LOS OBJETIVOS MAS CLAROS QUE NUNCA

domingo, 15 de octubre de 2017

01-10-17 OCENTEJO, HACIENDO NUEVOS AMIGOS Y COMPARTIENDO CON ELLOS, UN NUEVO Y DURO RECORRIDO

Me lo han dicho y me lo han repetido hasta la saciedad: "Disfruta de las carreras, no vayas siempre a competir..." Bueno, pues hoy después de varios años, por fin voy hacer caso a este consejo.

Este fin de semana realizaría un doblete, participando el sábado por la tarde en Puebla de Beleña (enlace) y hoy domingo por la mañana aquí en Ocentejo. Tenía claro que a Ocentejo quería venir, su cordial ambiente, su cautivador paisaje y sus deliciosas judías gancheras, son tres razones demasiado poderosas como para ignorarlas.

Pero por una vez en la vida fui consciente y consecuente. Sólo han pasada dos semanas de que compitiera en los 102 kms Madrid-Segovia (enlace), además de competir el fin de semana pasado en la carrera de Baides (enlace). Competir este fin de semana dos días seguidos, lo encontraba, arriesgado, peligroso e incluso lesivo, por lo que después de valorar y sopesar que haría, decidí competir en Puebla de Beleña y participar y disfrutar en Ocentejo. Aunque elegir la distancia larga de 13,5 kms, su dureza, no me permitió disfrutar demasiado...

El desarrollo y transcurso de esta carrera, lo podríamos catalogar de como peculiar, raro, inesperado, sorprendente y fuera de lo común, que ya la casualidad quiso que realizara casi la totalidad del recorrido junto a la Gran Ana Pascual.


Cuatro Villan@s nos desplazamos hasta Ocentejo, en busca de nuestro destino..., además de casi otro centenar de participantes.


Recogida de dorsal, bolsa del corredor, saludos y más saludos, fotos, ropa de batalla y al lío. Decir que este año volvería a participar en el recorrido largo (ERROR). De todas las ocasiones que han modificado este recorrido esta ha sido la más significativa, eliminando toda la parte derecha de la carretera y la zona de la chopera posterior a la zona del hundido y añadiendo numerosas subidas más y alargando el recorrido. Un recorrido de auténtico TRAIL y verdadera MONTAÑA...


Faltan los primeros 900 metros del comienzo. Casi 600 metros positivos y rampas de subida del 43%, una locura. 

...con  unas zonas preciosas y que ha gustado mucho a todo el  mundo. Pero por el contrario y en definitiva no son lo mío, un "pistero" y "asfaltero" como soy yo, hoy por aquí andaba demasiado perdido y con demasiado miedo...

El día estaba nublado y la temperatura era ideal, me coloque en aquella línea de salida sin tener aún muy claro cómo abordaría hoy esta carrera. La idea inicial era acompañar a Erika y Sergio, pero al salir ellos demasiado atrás, al final decidí hacer de esta carrera un entreno de montaña de calidad.

Se dio la salida y yo comencé a correr, "ni rápido ni despacio, sino todo lo contrario..." Tan relajado y despistado y me encontraba, que no me di cuenta de conectar el garmin, hasta los 800-900 metros de carrera. Por aquel entonces, alguien tosía a mi espalda y según cómo sonaba, tenía que ser de una chica, entonces fui consciente de que viajaba con la primera chica de carrera. Se puso a mi lado y en un principio no sabía quién era, no la reconocí (soy muy malo y despistado para las caras), incluso a pesar de haber realizado con ella alguna de las quedadas nocturnas de los miércoles de este verano.

El recorrido comienza en contradirección, del recorrido donde terminaba en ediciones anteriores, la prueba de 7 kilómetros, yendo en esta ocasión primeramente hacia la zona del "Hundido de Armallones".


Sobre el Km 2, salimos del camino principal y nos tiran por una senda montaña abajo hacia la zona del río, para poco después regresar de vuelta al camino. Aunque no soy consciente de ello, Ana va justo detrás de mí.


Poco después del Km 3, donde se encontraba el primer punto de control (llevábamos un chip de los de muñeca), nos vuelven a tirar hacia el río para después de nuevo volver a subir. Estos sube-baja, nunca me han gustado te dejan las patas y el corazón revolucionados. Por esta zona estuve charlando con un chaval de rosa que es de Villanueva.


Camino del Km 5, en este punto se separaban las carreras y en lugar de regresar al pueblo por donde habíamos venido, lo hacemos montaña arriba, atravesando un pinar por una bonita senda. Poco antes de esto Gregorio del Brihuega me adelanta y Ana me alcanza y me saluda "vamos Peñu". La  zona es muy chula aunque rompepiernas (pero lo que nos espera más adelante sí que es duro...), la digo que si quiere pasar delante y me dice que no, en las sendas siempre hay que ceder el paso a los rápidos.

Poco antes de llegar al pueblo por primera vez sobre el Km 6,5, en la bajada anterior al mismo, Graciela, comienza a animar y gritar como una loca a Ana, entonces empiezo atar cabos y si estas dos se conocen, creo ya saber quien es, esta tal Ana.

A nuestro paso por el pueblo está situado el segundo control de carrera y el primer avituallamiento. La parte que viene ahora es la más bonita, aunque la más dura de carrera. Tenemos que llegar hasta la cima de un cerro, llanear como dos kilómetros por allí arriba y luego comenzar con un peligrosa bajada llena de piedras, que Dios nos pille confesados...


Son 1.500 metros de continua y terrible subida, es imposible correr salvo cuando la montaña baja la guardia en escasos momentos. Incluso hay varios tramos de ir a "cuatro patas y gateando". Durante la subida comienzo hablar con Ana, ya tengo claro quien es, es una gran corredora, habitual de los pódiums de España, y no se como va tan despacio a mi ritmo, yo en la montaña soy como pez fuera del agua...

Poco antes del Km 8, hicimos cima y también se encontraba allí el segundo avituallamiento, que rica agua después de la escalada. Ana estaba un poco agobiada, ya que sabía que la segunda chica de carrera, estaba cerca y por eso apreté un poco el acelerador, por aquellos dos kilómetros de falso llano, antes de comenzar la bajada. A Ana la veía un poco forzada y me dijo: que yo que voy mejor que ella, que la deje y que tire hacia delante, para hacer mi carrera... Yo la respondí: que ya estaba realizando mi carrera y decidí acompañarla y formar sociedad con ella hasta la meta, aunque temía que en la bajada me dejara descolgado.

Después del tercer control de paso, comenzaría la bajada, que estuvo llena de "PERCANCES". Le dije a Ana que si quería bajar ella delante, como supuse que barajaría mejor que yo (soy mal subidor, pésimo bajador y regular llaneador), y me dijo que No, que bajara yo en primer lugar y ella detrás. Aunque el recorrido era diferente al de otro años, esto es Ocentejo y te toca cruzar siempre algún "sembrado/arado", pero este año, fueron varios sembrados consecutivos y cada uno de ellos, era más abrupto que el anterior.

Una senda de bajada muy estrecha, tan estrecha que los pinos, aliagas y vegetación de los laterales de la misma, te iban arañando brazos y piernas, a medida que bajabas corriendo entre muchas piedras y raíces. El primer percance ocurría sobre el Km 11,5, donde yo me equivocaba de recorrido, pero Ana se dio cuenta y me gritó por allí no era. Al poco de esto ocurriría el segundo percance, cuando Ana en un curva se torcería fuertemente el tobillo, incluso cojeando bastante en un principio.

Ana lleva ahora el ritmo de carrera y no soy capaz de ir con ella, voy bajando con demasiado miedo y empieza alejarse, cuando mejora ligeramente la orografía de esta senda de bajada, la doy caza, pero cuando vuelve a su estado natural, se vuelve a marchar. Así hasta que llegamos a una bajada asfaltada próxima al cementerio de esta localidad y en donde me tiré a "tumba abierta", poniéndome en paralelo con Ana.

Pero en este punto no terminaba la cosa, no iríamos desde aquí directamente hacía la meta, sino que volveríamos a subir un montecillo, para bajar de nuevo a meta, por donde lo hicimos la primera vez. Y fue aquí donde sucedió el tercer percance, este tramo ya lo conocía y cometí el "error" de bajar la guardia: tropecé y no le di mayor importancia, pero cuando me di cuenta, estaba volando por los aires pensando dónde y cómo aterrizaría. Iba demasiado rápido, caí con un mano y con todo el lateral derecho de mi cuerpo, raspándome y arañándome contra el suelo, rodilla, cadera, codo y hombro, pero además mi inercia me hizo dar una vuelta de campana y que rodara dos vueltas más mientras frenaba, además toda la tierra de esta senda se pegó a mi sudoroso cuerpo. Me levante desorientado y en sentido contrario de carrera, Ana se asustó al ver en primer plano mi caída, me pregunto cómo me encontraba y mientras se dirigía para ayudarme a levantar, lo pude hacer por mi mismo.

Después de este susto, solamente faltaban unos 200 metros de carrera y en donde Ana y yo entramos en paralelo y subiendo el ritmo todo lo que aguantaron nuestras patas.

Al final Ana terminó proclamándose campeona absoluta de esta carrera y recibiendo su trofeo y demás obsequios por su triunfo. Enhorabuena, por lo menos mi compañía te sirvió de algo a parte de darte conversación.


Por otro lado mi compañera de equipo Erika, terminó su carrera como cuarta absoluta y subcampeona de la categoría senior, enhorabuena a ti también, que tías más valientes.


Pero los pódiums masculinos hoy aquí fueron del todo curiosos...


...ya que varios de los premiados, también lo han sido en las últimas carreras en las que asistido yo últimamente, Baides y Puebla Beleña



Mientras estamos con las cervezas previas a que comiencen a servirse las judías, ocurrió algo que me descolocó, agradecí y me costó un poco encajar. Ya que a mí no me suelen ocurrir cosas como esta. Ana se acercó a donde nos encontrábamos y quiso regalarme su tarro de miel (que obtuvo como premio por su victoria), como agradecimiento por acompañarla en casi la totalidad del recorrido. Algunas personas no le darían la menor importancia a este acto, pero yo quedé muy agradecido con su gesto y este momento dejamos constancia de él.


Una carrera también se puede disfrutar compartiendo el camino con alguien y dejando en casa durmiendo la Hostilidad .El no venir a competir hoy aquí, me ha permitido ver esta carrera desde otro punto de vista.

Cada Trail que hago, lo tengo más claro: "LA MONTAÑA NO ES LO MÍO", soy un mal "subidor" y un pésimo "bajador". No poder correr como a mí me gusta, sino tener que andar e incluso gatear, miedo al bajar por partirme un tobillo o despeñarme...

Después de una breve espera, obtuvimos nuestro premio al esfuerzo, las ricas "Judías Gancheras". 



Después de todo esto, me fui a despedir de Emilio, dándole mi opinión de esta carrera, que con tanto empeño organiza.

Enlace clasificaciones carrera larga:
http://youevent.es/sport/multimedia/clasificaciones/ClasificacionCampoaTravsdeOcentejo2017-0.pdf

Galería fotográfica:
https://www.facebook.com/pg/RecorreGuada/photos/?tab=album&album_id=310391652702673

sábado, 7 de octubre de 2017

30-09-17 PUEBLA DE BELEÑA, SUBIENDO UN AÑO MÁS SOBRE "LA ALPACA"


Lo que pasa por la mente de un "runner", cuando se dirige a una carrera, es incomprensible, menos mal que al final pude centrarme en mi objetivo...


Tenía claro que hoy vendría aquí, a Puebla de Beleña, para competir y mañara iría a Ocentejo a participar, pero a la vez tenía muchas dudas y estuve pensando, mientras conducía, si tenía en casa chocolate para fabricarme una medalla, como hice la semana pasada, jejeje.


Aunque parezca fácil, nunca lo es, y a pesar de ser una carrera sencilla y humilde, que se celebra por las fiestas de esta localidad, siempre hay varios "galgos", a los que es imposible ponerlos el collar... Lo sé de ediciones anteriores, pero eso no me impide venir a probar suerte y dejarme la piel en ello, un año más. Hoy en día no da nadie "duros a peseta"... 

La tarde era ideal, a pesar que hacía bastante calor, el día estaba nublado y corría algo de viento, para correr no muy lejos de casa, una carrera gratuita de 9,2 Km,  la mayoría por caminos.

La carrera comenzaba a las 18:00 y yo llegaba sobre sobre las 17:30, pensaba que llegaba tarde, pero después de trabajar y comer rápidamente, no pude llegar antes. Pero casi llegué demasiado pronto, pues era entonces cuando comenzaron a montar todo.

Mientras esperaba, empecé a fijarme en los allí presentes, no conocía a casi nadie y lo peor de todo es que había gente que acojonaba...


Recojo el dorsal, me cambio, caliento un poco y veo a alguien que sí conocía bien, hace ya casi "treinta años atrás", que se dice pronto. Era Carlos Bodega, que me pidió información sobre esta carrera y con el que ya corría, en categoría infantil, a finales de la década de los ochenta...


Un cortocircuito se producía en mi cerebro...


...al ver los premios que darían en esta edición.


No serían medallas como hace dos ediciones, ni ranas como la edición anterior...



...en esta ocasión darían TROFEOS. Quien me conozca sabrá que me chiflan estos trozos de metal, plástico, mármol o madera, con una chapita grabada. Para mí son mucho más que eso y casi nunca puedo optar a ellos, pero hoy al verlos, me pienso dejar la piel en intentar lograr uno de ellos. Con lo cual pongo a "ON" el interruptor de mi cabeza, de la zona de COMPETICIÓN...

Nos colocamos en la línea de salida, donde varios valientes niños realizarían la totalidad del recorrido...


...y al poco de esto, darían la salida...


...aunque no recuerdo bien si lo hicieron con el cencerro de las pasadas ediciones.


El planteamiento de carrera es simple, sólo ser correr de una manera: salir a tope, intentar hacerme un hueco entre las primeras posiciones y luchar para mantener esto hasta el final de la carrera, simple y complejo a la vez. Además el recorrido es el mismo del año pasado y conozco como es.

La salida fue brutal, yendo a por todas desde el primer segundo de carrera, aprovechando la bajada mientras dábamos la vuelta al pueblo, para tirarme a "tumba abierta", con la finalidad de estirar la carrera. Pero mis rivales no me dejaron marchar, sobre los primeros 500 metros de carrera, David Alonso, me adelanta como una bala. Pero lo peor de todo, es que oigo más pisadas detrás de mí.


Este primer kilómetro le haría volando, en 3:28.


Sería sobre el Km 1,5, cuando dejamos la carretera y giramos a la derecha por un camino,  pasamos por el Km 2 en lo que parecía un parque de espejos, hasta llegar al Km 3 frente a la Laguna Chica. Todo este tramo es de subida y encima llevando el viento en contra.

Giramos hacia el camino que nos llevaría a la Laguna Grande, y en donde miré hacia atrás por primera vez, viendo que el tercero y el cuarto iban como 150-200  metros por detrás de mí. David me llevaría a mí, más o menos, también esa distancia.

Este año, un acierto importante fue que el avituallamiento estaba situado más o menos en el Km 4, pudiendo también beber agua a la vuelta en el Km 6. Menos mal, llevaba la boca tan reseca que hasta me dolía y no podía casi tragar.

Llegamos al Km 5, donde damos un giro casi de 180º, Horror... El viento que llevábamos en contra refrescandonos, ha pasado ahora a empujarnos, sintiendo un calor y un bochorno casi inaguantables. En este giro, controlo de nuevo a mi perseguidor, al cual le he ganado algunos metros más, me siento eufórico ya que si no pasa ninguna "hecatombe",  volveré a subir de nuevo sobre "La Alpaca".

No estoy acostumbrado a correr en posiciones de pódium de carrera, es mucha presión... No me fío de que me puedan pegar un cambio de ritmo, por lo que subí un poco más el mío, con la finalidad de incrementar más el hueco con mis perseguidores.

Poco antes del Km 7, donde volveríamos a coger el camino, que nos llevaría de nuevo hasta la carretera, miré hacia atrás y no vi a mis perseguidores. Hice esto varias veces durante aquella recta y nada, sin rastro de ellos, me relajo un poco pero sin bajar la guardia.

Estoy casi saboreando lo que seguramente, y siendo realistas, sea mi único pódium de la presente temporada, y no lo pienso desperdiciar. Subo todavía más mi ritmo de carrera, siendo capaz de correr entre 3:40 y 3:45, bajando por aquel camino y recortando algunos metros a mi predecesor. 

Hasta llegar de nuevo a la carretera, sobre el Km 8,5, donde y sin necesidad, me tiré a "tumba abierta", a pesar de no haber ni rastro del tercero y el cuarto de esta carrera. La llegada a meta es siempre bastante dura, además de correr subiendo por la carretera hacia el pueblo, una vez en este, la recta y posterior curva de meta son todo un cuestón.



Victoria indiscutible para David Alonso...


...en segundo lugar lo haría yo...


...y como tercero Manuel.



CARRERA LAGUNERA, PUEBLA DE BELEÑA 2.017 (9.240 METROS SEGÚN GARMIN)
Nombre
Pos. General

Tiempo
Ritmo
FRANCISCO PEÑUELAS SANCHEZ
2

36:54
3:59

Esta ha sido la edición en que más rápido he corrido esta carrera.

Dentro de su Humildad y Gratuidad, es una carrera bien organizada, con su correspondiente bolsa del corredor, su bebida isotónica y cena después de la entrega de trofeos, medallas, ranas o que pudiera ser...

Preparando la paella para la cena

Y una vez llegados todos a meta, comenzaron con las entrega de trofeos.



Un podium muy "rural", al igual que años anteriores.

Es increíble, tres veces he participado en esta carrera y las tres he logrado subir al pódium. Eso para un simple corredor popular del montón como soy yo, es mucho decir.

2.015

2.016

2.017

Varias personas me dijeron haber leído la entrada mi blog, referente a esta carrera, de ediciones pasadas y me felicitaron por mi carrera.

Resumiendo, una gran tarde, haciendo lo que me gusta y encima recibiendo un trofeo por ello.

Una imagen poco habitual para mí
 Muchas gracias Virginia y Rosa por la fotos.


Comenzamos la temporada de forma increíble:

-Hoy clasificado en Puebla de Beleña.

-El fin de semana pasado en Baides. (Enlace a Baides 2017)  

-El fin de semana anterior MMP en los 102 Kms  Madrid-    Segovia. (Enlace a Madrid-Segovia 2017)

domingo, 1 de octubre de 2017

24-09-17 BAIDES, UNA MEDALLA DE CHOCOLATE, QUE ME SABE A GLORIA

Hay que saber reírse de uno mismo y a la vez ser consciente de hasta dónde puedes llegar, hoy yo, con mi medalla de chocolate como cuarto clasificado, soy el tío más feliz del mundo, o por lo menos me siento satisfecho con ello.


Poder terminar esta carrera en cuarto lugar, con unas sensaciones aceptables, después de haber corrido los 102 Km Madrid-Segovia el fin de semana pasado, es para estar muy contento, más si cabe aún si el día previo a esta carrera has estado de boda..., con lo que supone eso.


Corría el año 2.012, cuando por primera vez acudí a esta, sencilla, humilde, gratuita y bonita carrera. Organizada desde el cariño y sin ánimo de lucro. El recorrido y el buen ambiente me dejaron cautivado y dije que repetiría en otra ocasión. Pero el destino quiso que lo cuatro años siguientes, esta carrera se celebraría justo el día después de la Madrid-Segovia. Estoy loco para competir una semana después de ella, pero no tanto como para hacerlo el día inmediatamente después.

Nada más llegar tuve muy buena acogida por parte de los organizadores y también por los miembros del Club Maratón Guadalajara, a los que conozco a casi todos.


Una vez uniformado...



...y con una temperatura ideal, me dirijo a una falsa línea de salida. Ya que esta carrera tiene un tramo neutralizado de como un kilómetro, donde aprovechamos a calentar y charlar, para matar los nervios.

Una vez en la salida verdadera, Miguel nos explica como es el recorrido...


...para poco después y sin más dilaciones, comenzar lo que sería la carrera de verdad.


La salida no es demasiado explosiva, un grupo de tres o cuatro corredores se marcha en solitario, yo me quedo en un segundo grupo acompañado de Juan y Villacañas, pienso que ese es mi sitio, me cuesta un poco seguirles ya que van bastante rápido, pero al poco rato se descuelgan, posicionándome yo en un quinto puesto de carrera. Así llegaríamos sobre el Km 3,5, para poco después, cruzar de nuevo la carretera.

Cabeza de carrera

Grupo perseguidor

Un Gallardo Hostil

Un poco más adelante, me pongo a rueda del cuarto (el chico de verde), nos conocemos de otras carreras, me dice que tiene una rodilla con molestias y no sabe hasta dónde va a poder aguantar. En la bajada atravesando el pueblo le gano la posición y a nuestro paso por mitad de carrera, va un poco detrás mía.



El tramo inmediatamente después de esta fotografía, lo han cambiado y esta genial, corriendo por una especie de caminillo, al lado del río. Tercero va Raúl Ramírez, pero me saca demasiada distancia y no me planteo para nada intentar alcanzarle. El camino hacia el Km 8 tiene multitud de charcos que hay que ir esquivando, el otro día llovió bastante.

Después de esto giramos, atravesamos un sembrado y un rastrojo, para coger de nuevo un camino que nos conduciría al barrio de la estación. Miro alguna vez hacia atrás pero no veo peligro alguno, por lo que mantengo mi ritmo de crucero. Desde aquí y hasta la meta, corremos por una calle preciosa "El Paseo Ángel María de Lera", una travesía entre chopos y olmos a ambos lados y donde se encuentra el museo, al aire libre, del ferrocarril.

Después de cruzar la meta, nos ofrecen en abundancia, refrescos, isotónica y cerveza, además de fruta. Me fotografío con los ganadores de esta carrera.


Posteriormente después de la entrega de premios, realizados artesanalmente...


...nos invitan a un generoso aperitivo, para reponer fuerzas.



Gracias Miguel por tu dedicación y por seguir manteniendo viva esta bonita "carrera rural", agradezco mucho el trato recibido. Además la selección musical para esta carrera, fue lo más...

Enlace a clasificaciones:
http://accdbaides.blogspot.com.es/2017/09/clasificacion-viii-carrera-popular.html

Enlace a galería fotográfica:
https://www.facebook.com/accdbaides/media_set?set=a.1425625567556578.1073741837.100003274461184&type=3